Museo Sorolla: todo lo que debes saber para visitarlo

Museo Sorolla

En el post de hoy os cuento cómo visitar el Museo Sorolla y todo lo imprescindible para que visitéis este lugar dedicado al pintor valenciano, uno de mis museos preferidos de Madrid.

Dónde está y cómo llegar

Paseo del General Martínez Campos, 37

Para llegar en transporte público tenéis estas opciones: 

  • En metro: línea 1 (Iglesia), línea 5 (Rubén Darío) y líneas 7 y 10 (Gregorio Marañón).
  • En bus: 3, 5, 7, 14, 16, 27, 37, 40, 45, 61, 147, 150, N1, N22, N23, N24

Horario

  • martes a sábados de 9:30 a 20h.
  • domingos  y festivos de 10 a 15h.

El museo cierra todos los lunes y el 1 y 6 de enero, el 1 de mayo, el 9 de noviembre y el 24, 25 y 31 de diciembre.

Tarifas 

Puedes adquirir tus entradas online en este enlace, excepto si eres beneficiario de entrada gratuita.

El museo es gratis para todo el mundo los sábados de 14 a 20 horas y los domingos de 10 a 15 horas.

Quién fue Joaquín Sorolla

Joaquín Sorolla Bastida nació en Valencia en 1863. Huérfano desde los dos años de edad, su hermana y él fueron acogidos por su tía Isabel y su marido. A edad de que su tío intentó enseñarle su oficio, cerrajero, se dieron cuenta que la verdadera vocación de Joaquín era otra: la pintura.

Estudió dibujo en la Escuela de Artesanos de Valencia. Y a base de presentar sus obras comenzaron a llegarle los primeros reconocimientos: en 1883 una medalla en la Exposición Regional de Valencia y en 1884 en la Exposición Nacional. Viajó a Roma, gracias a la Diputación Provincial de Valencia, y también a París. En estos viajes disfrutó y estudió diferentes corrientes artísticas, quedando marcado, especialmente, por el impresionismo. Además le sirvieron estas estancias fuera de España para hacer contacto con otros artistas.

En 1888 se casa con Clotilde García del Castillo. Al año siguiente, en 1889, la familia Sorolla traslada su residencia a Madrid. En apenas cinco años en la capital, Sorolla consiguió hacerse un nombre como pintor y comenzar su fama. Es en esta época donde, tras viajar nuevamente a París en 1894, desarrolló el característico estilo por el que perdurará para siempre y por el que tan fácil es reconocer muchos de sus trabajos: la luz. 

A principios de 1900, Valencia lo nombra hijo predilecto. Además de este reconocimiento más personal, Sorolla expone en París, lo que le supone reconocimiento internacional. 

Al inicio del siglo pasado, en 1905, es también cuando comienza su proyecto más personal y que a día de hoy es su Museo: la casa madrileña en la que vivirá con su familia y en la que tendrá su estudio.

Sorolla sigue creciendo como artista y su reconocimiento le lleva a ser elegido por la Hispanic Society para realizar catorce murales sobre diferentes regiones de España.

En 1914 fue nombrado académico. Trabajaba como profesor en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, tras haber realizado el encargo de la Hispanic Society. Pero en 1920, mientras pintaba el retrato de la mujer de Ramón Pérez de Ayala en el jardín de su casa sufre una hemiplejia. Esto hizo que sus facultades físicas se viesen afectadas y tuvo que dejar de lado la pintura.

El 10 de agosto de 1923, mientras descansaba en su residencia de verano situada en Cercedilla, Joaquín Sorolla falleció. 

Breve historia del Museo Sorolla

Joaquín Sorolla tuvo diferentes viviendas y estudios en la ciudad de Madrid. Estos le hicieron conformase una idea muy clara de lo que le gustaría tener: una casa con jardín en la que también pudiera estar su espacio de trabajo, pues así podría estar cerca de los suyos.

Con el paso de los años su situación económica va mejorando y puede convertir su ilusión en una realidad. Compra primero un solar en 1905 y en 1909 encarga a Enrique María Repullés y Vargas el proyecto de la casa. En este primer solar estará la vivienda y el estudio. Poco después, se le brinda la oportunidad de adquirir un solar contiguo y no pierde ocasión de hacerlo, para ampliar su zona de trabajo y dotar a la casa de jardines.

Que hoy podamos disfrutar de los cuadros de Sorolla en esta vivienda es todo un lujo. No sólo fue su casa, fue un sueño hecho realidad en el que se involucró muchísimo, dibujando, proyectando y eligiendo.

Fue su esposa, Clotilde García del Castillo, quien legó al Estado en su testamento en 1925, tanto la casa como sus colecciones. Su idea era que se creara un museo en torno a la figura y obra de su marido. Este proyecto comenzó a hacerse realidad en 1931, año en el que se creó la Fundación Sorolla. Al año siguiente, en 1932, con sus hijos involucrados en el Patronato, se abre el Museo Sorolla.

En 1993 el Museo Sorolla pasa a ser de titularidad estatal y es gestionado directamente por el Ministerio de Cultura.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *