Bustiello: el paternalismo industrial en Asturias

Poblado Bustiello

¿Qué es el paternalismo industrial?

Tras la Revolución Industrial, algunas grandes empresas tomaron una política social basada en la construcción de viviendas, economatos, escuelas, sanatorios y centros de ocio. Esto suponía una mejora en las condiciones de vida de los trabajadores y sus familias, a la vez que los reunía en núcleos alejándolos del campo y de otros entornos que quizás no fuesen los deseados. Parece que queda bastante patente que realmente lo que querían era alejar a los trabajadores de los movimientos obreros y controlar sus actividades. Esto lo veremos más adelante de forma más clara cuando os cuente la historia del Poblado Minero de Bustiello.

Una de las figuras que utilizó el paternalismo industrial en Asturias fue el empresario Claudio López Bru, II Marqués de Comillas.

¿Quién fue Claudio López Bru?

Claudio López Bru fue el cuarto hijo del matrimonio formado por Antonio López y Luisa Bru. Su vida se encaminaba hacia la religión, pero la muerte de su hermano hizo que se convirtiese en el heredero de la familia. Tras la muerte de su padre heredó el marquesado de Comillas y las diferentes empresas familiares, como la Compañía Trasatlántica Española o los Ferrocarriles del Norte. Pero de su emporio empresarial, nos interesa especialmente la Sociedad Hullera Española. Esta última, fue la que instigó la lucha contra el movimiento obrero que supone el paternalismo industrial.

Estatua del II Marqués de Comillas en el Poblado Minero de Bustiello. Actualmente (mayo 2021) está siendo rehabilitada

La Sociedad Hullera Española

Con el fin de no depender energéticamente de nadie en sus negocios, Claudio López Bru adquiere terrenos en Aller para explotación minera. Así se constituye la Sociedad Hullera Española en 1892. Y de este proyecto de explotación minera y de la necesidad de mano de obra para el mismo, nace en paralelo el Poblado Minero de Bustiello.

La historia del Poblado Minero de Bustiello

Bustiello era una vega deshabitada cuando fue adquirida por el Marqués. Al lado del río Aller, cercana a los pozos, sólo se podía acceder por un puente que ellos mismos construyeron… era perfecta para la idea que albergaba. Así fue como comenzó la construcción de esta colonia en 1890, extendiéndose hasta 1925.

La iglesia

Lo primero que se construyó fue la iglesia. Y no, no atendía al fervor religioso de Claudio López Bru. En este caso se pretendía algo más: formar un concejo con los pueblos colindantes del que Bustiello sería capital. De este modo, además del control de los mineros que viviesen dentro de la colonia, también se tendría el control político de la zona. Por eso la iglesia era fundamental, para que Bustiello fuese parroquia. No te voy a contar ahora mismo si se consiguió

Cabe destacar que aunque la iglesia se construyó con otro fin, es el edificio más impresionante de todos. A día de hoy se conserva muy bien y se celebra el culto en su interior. Lo que más llama la atención es el techo que parece el esqueleto de un barco invertido en madera. Se inspira en la iglesia de San Juan de Luz, de donde era el ingeniero que la proyectó. Además se añadieron detalles industriales, como tornillos vistos, motivos de picos y palas o preciosas vidrieras seriadas. Y el altar, con una doble intencionalidad que no te revelaré hasta después.

Tras la iglesia se construyeron el resto de edificios.

Otros edificios

Cabe destacar el círculo obrero, una especie de espacio multiusos de reunión donde quedar después del trabajo o acudir a proyecciones de cine. Sería el lugar ideal para estar con los compañeros y comentar las cuestiones del trabajo, pero en la planta superior estaban los guardias de seguridad que tenía el poblado, así que quizás no fuese una buena idea.

Círculo obrero desde el puente de acceso a Bustiello

También había escuela de niños en el mismo enclave que el círculo obrero y la iglesia, sobre un alto que dominaba el asentamiento. Que no se nos olvide al asomarnos nunca a las ventanas de la casa que nos tocó en suerte: Dios y Patria (y Patrón).

Las niñas también tenían su espacio para el estudio, aunque se tardó mucho más en construirlo. Estaba al lado del sanatorio y la botica. También se contaba con economato, aunque se lo llevó una riada.

Fotografías del sanatorio y la escuela de niñas. Actualmente deterioradas.

En cuanto a las viviendas había dos para los ingenieros cuyas vistas dominaban todo el terreno. Una vez más que no se nos olvide al asomarnos quiénes somos nosotros, los trabajadores. Una de estas casas es el actual Centro de Interpretación. Después estaban las de los afortunados trabajadores que vivían dentro de poblado. Las casas se sorteaban entre trabajadores ejemplares, como ejemplares debían ser sus familias, antes y después de entrar al poblado.

Casa del ingeniero que alberga el Centro de Interpretación

El Centro de Interpretación del Poblado Minero de Bustiello

Todo esto nos lo contó María Fernanda, nuestra guía, en la visita que realizamos al Centro de Interpretación del Poblado Minero de Bustiello. Una visita maravillosas, que deberás hacer tú si quieres resolver algunas de las claves que no te he contestado anteriormente. No puedo desvelarlo todo, debes ir.

Pinchando aquí te dejo la web donde encontrarás toda la información.

¿Dónde está Bustiello?

Bustiello está en el concejo de Mieres y forma parte de la Comarca de Montaña Central. Además está casi colindando con los concejos de Lena y Aller. Puedes llegar por la AS-112, poco después de pasar Ujo.

Una reflexión final

El Poblado Minero de Bustiello tiene un valor cultural enorme, quizás no seamos conscientes de cuanto. No fue declarado Bien de Interés Cultural por nada, tiene su razón. Si bien es cierto que gran parte del mismo se conserva bastante bien a día de hoy, no podemos decir que eso suceda con el edificio que alberga el sanatorio y la botica y con el de la escuela de niñas.

No sé a quién corresponde dirigir mi queja, pero no quería terminar sin dejar constancia de que no deben dejarse perder. Debemos pedir que se preserve y se protejan nuestra cultura y nuestras raíces. No debemos permitir que se pierda nuestro pasado minero e industrial. Es nuestra joya, nuestro gran valor como comunidad. Es lo que fuimos y ya nunca seremos, pero es lo que no debemos olvidar. No debemos olvidar y debemos aprender. Es lucha social, conciencia de clase, es la historia viva de la clase trabajadora de finales del siglo XIX y del siglo XX. Es el nacer de los derechos, el luchar por conseguirlo y el intentar preservarlos.

Te puede interesar

2 comentarios

  1. Me parece maravilloso este articulo sobre nuestro Bustiello y me parece aun mejor la reivindicacion con la que finaliza y que nos comprime el corazon a todos los que nacimis alli, no solo en el centro de Bustiello sino en su anexo los Cuarteles de Santa Barbara construido especialmente solo para mineros

    1. ¡Muchas gracias por tus palabras! No nací en las cuencas ni tengo familia minera, pero la la minería siempre la he llevado en el corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *